No hay duda de que te sentirás emocionado por emprender una aventura de aprendizaje en Francia, pero no te apresures y asegúrate de estar bien preparado para asumir tu nueva vida como estudiante en este hermoso país. Antes de que te apresures al aeropuerto y abordes tu avión o ferry, toma un poco de tiempo para revisar tu lista de pendientes y asegurarte de que estás plenamente preparado para tu viaje. Te llevará solo un poco de tiempo comprobar las cosas, pero hacerlo te permitirá llegar a Francia completamente listo para comenzar tu nueva carrera educativa.

¿Tus solicitudes fueron correctamente presentadas?

Por supuesto, es esencial que todas tus aplicaciones a la universidad hayan sido presentadas y estén en su lugar antes de que tengas que partir.

¿Hiciste Arreglos para tu Vivienda?

No puedes llegar a Francia sin tener a donde ir. Hemos hablado de las muchas opciones que están disponibles para la estadía en el país y que depende de ti hacer estos planes y finalizarlos mucho antes de iniciar el viaje. Nunca debes abordar un avión y dirigirte a otro país sin tener hospedaje asegurado. Con la ayuda del Internet, es más que fácil preparar tu alojamiento antes de irte, así que asegúrate de hacerlo con tiempo.

¿Cuánto dinero tienes?

También hablamos de los costos de asistir a la universidad en Francia, la cantidad de dinero que necesitarás para sobrevivir mientras estés allí y el dinero que necesitarás para costear los extras. Echa un vistazo a tu cuenta bancaria y asegúrate de que cuentas con una buena cantidad de dinero. No te preocupes, pues puedes intercambiar fácilmente tu moneda a euros antes de ir o una vez que llegue al aeropuerto y en el país. Asegúrate de estar enterado de las tasas de cambio actuales ya que esto puede afectar en gran medida la cantidad de dinero que recibirás luego de la conversión. Si es posible trata de tener suficiente dinero a mano para sobrevivir los primeros meses en el país. Ten el dinero de los dos primeros meses, preferiblemente.

Los que están en Francia son generalmente amables y abiertos. Es fácil hacer amistades en el país. Además, estarás feliz de saber que los índices de delincuencia en el país son generalmente muy bajos. Esto no quiere decir que el crimen no existe, pero es bastante bajo en comparación con otros países. Siempre usa el sentido común cuando viajas fuera de casa. Es una buena idea viajar siempre con un amigo, y siempre debes dejar que otra persona sepa a dónde iras y con quién estarás. Evita viajar de noche, siempre que sea posible, sobre todo si estrás solo.

¿Trabajarás durante tu estadía en Francia?

Es posible trabajar a tiempo parcial mientras estudias en Francia, y si planeas trabajar mientras estés allá, es una buena idea empezar el proceso antes de salir de casa. Es bueno tener a mano un currículo u hoja de vida si has tenido alguna experiencia de trabajo o voluntariado, pero con los muchos lugares de entretenimiento, restaurants, tiendas y fábricas en el país, encontrar un empleo una vez que hayas llegado no debe ser difícil en absoluto.

Si por otro lado deseas esperar hasta llegar al país para completar las solicitudes de empleo también está bien. Sin embargo no hay nada de malo en ser un individuo bien preparado. Tener un trabajo esperándote cuando llegues al país es una señal de que eres una de esas personas preparadas.

¿Y el transporte?

No hemos hablado del transporte, pero es importante que te familiarices con las opciones para moverte en Francia antes de llegar al país. Las opciones de transporte disponibles pueden variar según la región en donde te encuentres. Dichas opciones incluyen alquiler de carros, autobuses, taxis, trenes, autobuses públicos, y trenes ligeros. Todos estos métodos de transporte tienen costos distintos por lo que es una buena idea investigar las opciones para determinar cuál es el mejor medio de transporte para tus necesidades.

Si estás cerca de la universidad a la que vas a asistir, ¿por qué no caminar? Es gratuito y trae muchos beneficios para la salud. También puedes optar por caminar cuando quieras salir después de las clases y disfrutar. París es una de las mejores ciudades en las que caminar es una buena opción.

Muchas personas evitan el uso de los taxis en Francia, ya que pueden llegar a ser muy costosos. A los viajeros se les cobra una tarifa por km, a pesar de las tarifas planas son posibles a partir de ciertos destinos. Los autobuses de enlace están limitados en su servicio y pueden estar disponibles sólo para los huéspedes hoteles en algunas circunstancias. La mayoría de los estudiantes optan por alquilar un coche mientras están en el país o utilizan el tren y el sistema de tren ligero.

¿Tienes tu Pasaporte y Visa?

Sin estos dos elementos no vas a llegar muy lejos. Te sorprendería saber cuántas personas realmente se olvidan de estas cosas. No seas una de esas personas, y asegúrate de que esté cerca en una cartera o bolsa de fácil acceso una vez que llegues al aeropuerto. Asegúrate también de que tiene las fotos que van con el pasaporte. Es posible que necesites tres fotos.

No espere hasta el último minuto para comenzar a conseguir estas cosas. Procrastinar no es bueno, especialmente cuando te estás preparando para ir a la universidad en otro país. Estar bien preparado es un signo de éxito futuro en una universidad francesa.

¿Ya hiciste tus maletas?

Querrás llevarte un montón de cosas contigo mientras asistas a la universidad en Francia, así que asegúrate de verificar tu equipaje hasta dos veces. Tendrás que traer ropa, por supuesto, pero no te olvides de meter algunos objetos con significado sentimental y así tener a tu familia y amigos cerca de ti, incluso mientras estás ausente. Ya sea que se trate de un oso de peluche o una manta especial, asegúrate empacarlo. Debido a las estrictas directrices sobre lo que puede ser transportado en un avión es posible que desees deshacerte de todos los perfumes, artículos de higiene etc. Puedes comprarlos, una vez que llegues a tu destino.

¿Has Revisado la Ciudad?

Gracias a Internet, puedes fácilmente revisar el interior de la universidad a la que asistirás sin importar la que hayas elegido. Además, echa un vistazo a tu nuevo hogar y el área que en la que residirás. Al hacer esto antes de salir para Francia estarás un poco más familiarizado con la zona.  Pasar a través de los mares puede dar miedo, pero este proceso realmente hace las cosas un poco menos estresante.

Además echar un pequeño vistazo a las cosas, también puede utilizar el Internet para ayudarte a encontrar actividades para hacer en la zona. No importa a qué área de Francia te dirijas, o las cosas que te gusta hacer, es seguro que tendrás una amplia gama disponible de cosas para elegir.

¿Ya te Despediste?

Es muy difícil para mamá y papá enviar a sus hijos a la universidad, sobre todo cuando la universidad podría estar a miles de kilómetros de distancia. Asegúrate de pasar tus últimos días en tu país disfrutando con tu familia y amigos. Los extrañaras durante su ausencia al igual que ellos te extrañarán muchísimo. Puedes invitarlos a cenar y hacer varias cosas especiales antes de decir adiós. Y, por supuesto, nunca es demasiado temprano para que ellos comiencen a planificar su visita para verte en la universidad. Ellos van a querer ver a su bebé y el beneficio de visitar Francia es sin duda algo digno de entusiasmarse.

Por supuesto, tienes un montón de amigos que también van a echarte de menos, así que asegúrate de tomarte un día para estar con ellos. Sí, puedes mantenerse en contacto a través de las redes sociales, correo postal y llamadas telefónicas, pero no hay nada como estar juntos. Asegúrate planear algo especial antes de partir.

Si tienes la oportunidad de experimentar la vida y la cultura de Francia, a la vez de obtener una educación, considérate una persona muy afortunada. No todos los días uno puede viajar muy lejos para recibir la mejor educación del mundo, así que asegúrate de estar listo para disfrutar de la experiencia. Habrá mucho de qué hablar cuando vuelvas a casa, sin lugar a dudas. Haz las maletas y compruébalas dos veces y luego prepárate para una aventura increíble. Volverás como una nueva persona, una vez que hayas tenido la oportunidad de vivir la vida en Francia y obtener la educación que solo se puede encontrar en el territorio de este hermoso país.